» » Planeta Selva | 2017 | HD1080 AAC ESPAÑOL | VS | 13/26

 
 
 

Planeta Selva | 2017 | HD1080 AAC ESPAÑOL | VS | 13/26

Autor: Sandroin el 3-05-2017, 11:37, Visitas: 684

DESCARGA AQUI

loading...

1


Planeta Selva | 2017 | HD1080 AAC ESPAÑOL | VS

‘Planeta selva’ (‘Jungle planet’), la nueva serie documental de La 2 rodada íntegramente en formato 4K, que da la vuelta al mundo para conocer los bosques y selvas más impresionantes de la Tierra y ofrecer una visión completa de su fauna y biodiversidad. En los 26 documentales, de media hora de duración, se visitan lugares como Madagascar, Australia, California, Costa Rica, Canarias o la taiga finlandesa, entre otros. Una oportunidad de conocer la naturaleza de los cinco continentes que comienza con el capítulo: ‘El despertar de la vida’.

La selva tropical nubosa en Costa Rica, selvas ancestrales del sur este asiático, la taiga finlandesa -el bosque más grande del mundo-, el bosque espinoso de Madagascar, las ciénagas eternas de Florida, las sabanas de Sudáfrica, la laurisilva de las Islas Canarias… Son algunos de los muchos lugares con los que sorprenderá al espectador ‘Planeta selva’, una producción de Terra Incognita Docs en colaboración con RTVE y Canal Sur, que recorre los principales bosques y selvas del planeta Tierra para conocer su fauna, biodiversidad y su importancia en la vida del planeta.

Los documentales, de media hora de duración, cuentan con una espectacular grabación en formato 4K, grabados con los últimos avances tecnológicos: drones, time-lapses y cámaras de alta velocidad con los mejores y más experimentados equipos humanos en la grabación de documentales de naturaleza.

Esta nueva serie documental de La 2 es el resultado de más de dos años de grabación en los destinos más ocultos y exóticos de los cinco continentes, desde las selvas de Borneo donde habitan los últimos orangutanes a los míticos baobabs de Madagascar; la gélida taiga Finlandesa donde hiberna el oso pardo, al bushveld sudafricano del mítico Kruger; las selvas de Costa Rica y los bosques de secuoyas a las riberas del Delta del Danubio… y así hasta 12 países entre los que España tendrá su protagonismo con la visita a la laurisilva canaria, dehesas ibéricas, pinares mediterráneos, hayedos palentinos o la dehesa extremeña, entre otros lugares.

‘Planeta selva’ muestra la riqueza, la diversidad y la belleza de los bosques del Mundo, de sus selvas y junglas, y sirve para comprender y disfrutar con los últimos grandes bosques del Planeta, con el objetivo de sensibilizar al público sobre la necesidad de protegerlos y cuidarlos.


Montaje de R2D2

File: mkv
Size: 1025640527 bytes (978.13 MiB), duration: 00:28:24, avg.bitrate: 4815 kb/s
Audio: ac3, 48000 Hz, stereo
Video: h264, yuv420p, 1920x1080, 25.00 fps(r)




1. El despertar de la vida

La vida en la Tierra se caracteriza por su enorme riqueza. Todavía hoy gran parte de su superficie está cubierta bosques y selvas, los ecosistemas terrestres que acaparan la mayor diversidad de formas de vivientes. Este primer capítulo de ‘Planeta selva’ muestra la diversidad de esos ecosistemas y explica cómo la fauna se adapta para vivir en ellos.

2. El paraíso australiano

En este capítulo, nos adentramos en la isla más grande del mundo para descubrir su húmeda jungla tropical donde habita una exclusiva fauna. Australia, un continente cerrado y aislado, cuenta con zorros voladores, pájaros rifles, palomas blancas, estorninos metálicos o canguros arborícolas en sus antiguas selvas como la tropical de Daintree. Este era un mundo perdido hasta hace apenas dos siglos, un lugar enigmático que aún tiene mucho que descubrir, una enorme isla continente que alberga una jungla acariciada por las lluvias y la humedad que sirve como refugio para una fauna exclusiva que vive al margen del gran desierto australiano y se concentra en Queensland.

En estas selvas habitan aves del paraíso, casuarios, canguros arborícolas y un sinfín de endemismos únicos en el mundo. Planeta selva descubre cómo la jungla florece por la humedad del Océano Pacífico y por las montañas que emergen casi desde el propio océano hasta chocar con las nubes.

La jungla australiana es un ecosistema lleno de oportunidades donde se fusiona la vida de plantas y animales. El refugio lo forman las altas ramas, lugar donde forman ruidosas colonias los zorros voladores.

Mientras para atraer a las hembras, el pájaro rifle frecuenta varios posaderos muy bien situados en la selva y los loros arco iris forman pequeñas bandadas que buscan árboles en flor. Las palomas blancas, no pasan desapercibidas en este verde paraíso ya que son las que más saben explotar todos los recursos que ofrece la jungla. En la época de cría recolectan ramas que eligen según tamaño y grosor y con ellas preparar un nido en algún lugar discreto.

3. El Edén tropical

Las selvas neotropicales de Sudamérica se extienden tapizando enormes territorios con una increíble diversidad de árboles y plantas. Orquídeas y bromelias crecen sobre las ramas formando un bosque aéreo. La diversidad de animales es fabulosa: jaguares, monos, tucanes, iguanas... entre todos forman una de las comunidades más ricas del planeta.

La selva tropical nubosa en Costa Rica, selvas ancestrales del sur este asiático, la taiga finlandesa -el bosque más grande del mundo-, el bosque espinoso de Madagascar, las ciénagas eternas de Florida, las sabanas de Sudáfrica, la laurisilva de las Islas Canarias...

4. La selva de los espíritus

La selva de los espíritus' es la cuarta entrega de 'Planeta Selva' que descubre Madagascar, una de las selvas tropicales más extrañas del mundo donde habitan lémures que aúllan al amanecer y al atardecer. Se trata de un ecosistema extraordinario y exclusivo donde sobreviven más de catorce especie de lémures, treinta de camaleones, extrañas aves e innumerables y llamativos insectos.

Madagascar es la cuarta isla más grande del planeta, situada frente a las costas de África oriental, por debajo del ecuador, en la región intertropical. Pero no solo es una de las más grandes, es la más antigua, y aislada desde hace casi 150 millones de años. Este magnífico territorio se ha convertido en un singular laboratorio natural donde la mayoría de sus plantas y animales son exclusivos. A esta jungla no llegaron panteras ni serpientes. Unos de los habitantes que saludan al amanecer son una especie de primates, los indris, el mayor lémur que puede encontrarse a día de hoy en Madagascar. Mientras, las palomas azules aparecen después de una noche fresca y lluviosa.

La mitad de las especies de camaleón solo se encuentran en este lugar, entre ellas el camaleón gigante que con casi 70 cm de longitud es la especie más grande del mundo. Durante toda su vida capturan gran cantidad de insectos pero cuando alcanzan las mayores dimensiones pueden incluir pequeños pájaros y mamíferos.

En Madagascar se encuentran los mejores trajes de camuflaje, desde los chotacabras, unas aves que parecen un puñado de hojas secas, a los gecos, unos reptiles que se asemejan a cortezas vivientes, ramas o tocones.

Esta selva también ofrece muchos lugares tranquilos donde ocultarse como los bosques de bambú gigante, unos de los más curiosos. Esta especie crece tanto que se comba formando arcos enormes. Además, en este amplio ecosistema también sobreviven plantas como los helechos, algunos de pequeño tamaño crean un ambiente muy apropiado para ranas y reptiles.

5. Selvas ancestrales

Un capítulo en el que el equipo recorre el sudeste asiático para visitar una de las selvas más antiguas del mundo con 15 millones de años de vida. En ellas habitan especies únicas como los orangutanes, el lagarto volador, los osos malayos o las flores rafflesias.

Borneo es la tercera mayor isla del mundo y se ubica en el sudeste de Asia, cerca del archipiélago malayo. Sus selvas están habitadas por una fauna única y exclusiva con un protagonista especial, el orangután, que convive con osos malayos, lagartos voladores, gigantes flores rafflesias, macacos o calaos de picos inmensos.

La vida de la selva transcurre frente a la mirada de unos personajes muy observadores: los orangutanes, perfectos conocedores de estas junglas que solo viven en Borneo y Sumatra. A esta especie se le conoce en la isla como "el hombre de las selvas” por su gran parecido con el ser humano.

Al orangután lo acompañan otros monos en su cálido y húmedo hogar, como el langur rojo (Presbytis rubicunda) o los macacos de cola de cerdo (Macaca nemestrina). En estas selvas los dueños son los invertebrados aunque uno de sus enemigos, el lagarto volador, experto en atrapar hormigas, los acompaña en esta isla en la que la cantidad de biomasa producida por los insectos permite que vivan una de las mayores colonias de murciélagos del planeta.

En la jungla de Borneo se respira humedad. En este mundo singular crecen los capullos de las rafflesias, las flores más grandes del mundo, con un metro de diámetro y hasta diez kilos de peso. Tan sólo florecerán el 30% ya que el resto se estropea. Otros frutos de la lluvia son los mosquitos que provocan que nadie esté a salvo de sus diminutas y punzantes mandíbulas.

6. La taiga, el bosque infinito

Capítulo en el que el equipo visita la Taiga, el bosque más grande del planeta que ocupa las regiones boreales de Norteamérica, Europa y Asia. En este gélido lugar habitan animales como los osos pardos, ciervos, renos, cuervos o el águila real entre otros. Unos auténticos supervivientes a las bajísimas temperaturas.

En las regiones boreales del planeta, desde el norte de Europa hasta los confines de Asia; desde Alaska al extremo norte de Canadá, se extiende una inmensa legión de árboles: es la Taiga, el bosque más grande del planeta. Este inmenso paraje de dimensiones infinitas y condiciones ambientales muy duras está habitado por enormes osos pardos, glotones, lobos, alces y una variopinta diversidad de pequeños seres.

El invierno es la estación que manda aquí cerca de ocho meses cada año y por ello pueden verse estampas heladas con ciervos en nieve, osos pardos y cuervos en árboles y paisajes. Estos grandes mamíferos sobreviven a las bajísimas temperaturas, las nevadas y la escasez de alimento. Los cuervos son excelentes supervivientes, los renos viajan cientos de kilómetros expulsados por la gélida tundra para guarecerse en la taiga arbolada y reconfortante.

Algunos animales, como los osos pardos necesitan engordar hasta duplicar su peso para pasar el invierno escondidos, dormitando en sus guaridas. Cada día del otoño pueden ingerir hasta 45 kilos de comida.

Mientras, las coníferas saben muy bien como soportar el viento, el hielo o la nieve... Su diseño se basa en pequeños detalles como la disposición de sus ramas dirigidas hacia abajo, para que nunca se acumule tanta la nieve como para troncharlas.

La taiga es el hogar de todos estos seres: el ecosistema terrestre más amplio que concentra el 60% de la biomasa del planeta. Un bosque silencioso, frío, oscuro y denso.

7. Un mundo de espinas

En el extremo sur de Madagascar, un territorio seco y amplio, se extiende el bosque espinoso: en una franja de unos cien kilómetros que recorre la costa desde el sur hasta el oeste. Un lugar en el que crecen la mayor parte de baobabs y habita una fauna muy diversa y especial: sifakas, camaleones, lagartijas de tres ojos, multitud de pájaros endémicos, tortugas estrelladas. Todos ellos se han adaptado a vivir entre las espinas punzantes y una sequía permanente.

Este mundo de espinas, donde parece imposible moverse, resulta ser un lugar con una extraordinaria biodiversidad: el 95% de sus plantas son únicas en el mundo. Entre las plantas que hacen de este bosque un lugar tan especial destacan las extrañas y larguísimas didiráceas, conocidas localmente como "plantas pulpo”, unas plantas espinosas con aspecto de cactus.

Entre los habitantes más llamativos de estos bosques, destaca el sifaka de Verraux, lémures de pelaje sedoso y denso a pesar de habitar en un ambiente caluroso en el que las precipitaciones apenas llegan a un tercio de litro al año por metro cuadrado. Los baobabs de troncos gigantescos, que funcionan como enormes toneles para almacenar agua, medran sin dificultad en este ecosistema árido.

El sotobosque es la residencia de la tortuga radiada, otro endemismo exclusivo de este bosque aunque uno de los personajes más raro es el chotacabras, cuyo plumaje parece un montón de hojas secas.

Un bosque único en el mundo poblado por seres adaptados a sobrevivir entre espinas, púas, jugos tóxicos y una aridez extrema. A pesar de estos inconvenientes el bosque espinoso de Madagascar acapara una biodiversidad única en la Tierra.

8. Selva en las nubes

La selva tropical nubosa es un ecosistema peculiar que crece en regiones ecuatoriales encaramada a cumbres por encima de los dos mil metros de altura, donde las nubes dejan agua de forma permanente y el clima es frío. En este lugar vive el quetzal, diversas especies de colibríes, gatos salvajes, monos y serpientes que se han tenido que acostumbrarse a la falta de visibilidad, la escasez de radiación solar y a las frías temperaturas.

Estas selvas nubosas tropicales americanas están unidas a las cadenas montañosas del continente donde los Andes son la mejor referencia. Pero en Costa Rica, la presencia continua de nubes y brumas provoca unas condiciones ambientales muy únicas.

En las zonas elevadas habita el perezoso de dos dedos, cuyo pelo largo y grueso es esencial para mantenerse caliente y seco en esta selva que también acoge a otros animales mucho más activos y rápidos como los monos cariblancas.

Los cariblancas viven en un jardín aéreo y centran su actividad en recorrer su territorio en busca de comida.Pueden desplazarse más de tres kilómetros en un solo día a través de las ramas de estas junglas en las que las plantas epífitas son muy abundantes. Aparte de líquenes y helechos, solo en Costa Rica se conocen más de 1.500 especies de orquídeas y más de 200 de bromelias.

Entre brumas y nieblas viven algunos animales de colores y brillos como los quetzales, uno de los animales más llamativos de la jungla con un color rojo muy vistoso. A sus pies, entre la vegetación, habitan los colibríes que se han hecho dueños de un nico muy sugerente: las flores colgantes de la selva.

La selva nubosa es un escenario mágico donde la niebla abre y cierra el telón muchas veces a lo largo del día: unas veces muestra su lado más trágico, pero otras deja entrever la riqueza, diversidad y la belleza de un mundo único anclado entre montañas y nubes.

9. Las ciénagas eternas

En este capítulo se recorre la Península de Florida, en concreto los Everglades, el mayor y más importante humedal de EE.UU. Un universo único en el que habitan seres excepcionales como caimanes, pájaros carpinteros o pico tijeras. La Península de Florida acapara una inmensa riqueza forestal adaptada a los humedales y pantanales. Aquí crecen los cipreses calvos y multitud de especies arbóreas que conforman el hogar anfibio de ciervos, caimanes, cigüeñas calvas, multitud de serpientes e infinidad de aves. Everglades se puede traducir como "ciénagas eternas".

Aquí el agua marca el carácter del territorio. Los cipreses crecen sobre el agua cenagosa, una excepción entre las coníferas ya que ninguna es capaz de vivir sumergida, mientras que estos cipreses emergen del agua y se agarran a los suelos gracias a sus raíces, entre sus raíces y troncos se ocultan depredadores antidiluvianos.

Los caimanes habitan en este lugar que apenas ha cambiado a lo largo de 240 millones de euros. Son los grandes depredadores acuáticos de los ríos y humedales y con ellos en el ambiente, nadie está a salvo de sus colmillos. El clima de los Everglades es cálido y húmedo, subtropical, con temperaturas que varían entre los 18 y los 29 grados de media a lo largo del año y por ello es una tierra de acogida para muchas especies de aves.

Durante el invierno, las playas que dan al mar, se llenan de gaviotas, limícolas y pico tijeras, una especie de ave muy extraña. En el interior del pantanal, el escenario cambia. Solo en Florida crecen 300 especies de árboles, la mitad originarias de la zona, palmeras, pinos o robles adaptados a la abundancia del agua que los rodea. Los líquenes tapizan las viejas ramas de los cipreses. y los nenúfares de distintas especies ocupan amplias superficies de aguas abiertas.

En este complejo bosque todos son importantes. Las ardillas son imprescindibles en estas junglas heterogéneas ya que ayudan a expandir y revitalizar el bosque al ocultar las semillas en el suelo. La fauna, muy diversa, también acoge a los pájaros carpinteros, que preparan despensas en las que esconden sus tesoros culinarios. Mientras, en las aguas someras y ricas en nutrientes abundan los crustáceos, moluscos e invertebrados: cangrejos, camarones, caracoles o gusanos. Este lugar es un universo único y complejo que alberga una inmensa colección de seres realmente excepcionales, acostumbrados a la incertidumbre y la dualidad de las ciénagas eternas.

10. El bosque de fuego

La serie, que viaja por primera vez a España, se centra en el Pinar Canario, uno de los bosques más especiales del mundo, que crece entre volcanes, cenizas y rocas. Allí habitan el pinzón azul, el canario, los lagartos tizones y plantas únicas como los característicos tajinastes rojos en Tenerife o los alhelíes, bejeques y picos de fuego.

Uno de los bosques más extraordinarios del mundo crece en conos volcánicos, entre rocas y cenizas. Se trata de los pinares canarios, capaces de crecer después de los incendios. Este pino endémico de las islas Canarias se distribuye por las islas más escarpadas: Gran Canaria, Tenerife, La Gomera, La Palma y El Hierro. Entre sus ramas viven animales únicos, como el pinzón azul, el canario o el halcón tagarote.

En esa variada geografía no está solo. Aquí crecen plantas extrañas, únicas en el mundo, como las tabaibas, alhelíes, bejeques, fistuleras o picos de fuego. A ellas se suma una red de insectos en la que las omnipresentes hormigas visitan las flores de este jardín botánico lleno de posibilidades alimenticias.

Los pinares también comparten territorio con los tajinastes rojos, blancos o azules. Un grupo de plantas propio de las Islas Canarias muy importantes en el ecosistema ya que atraen multitud de aves con sus aromas. El pinzón azul habita en los pinares de montaña de Tenerife y Gran Canaria donde se alimentan, en su mayoría, de las semillas de los pinos.

Distintos lagartos acompañan a los pinares en los ambientes más cálidos, como los lagartos tizones en Tenerife y La Palma. Éstos aprovechan los higos maduros y los frutos de todo tipo de plantas para comer e hidratarse. Las idas y venidas de las nubes en las zonas más altas condicionan la vida de estas grandes lagartijas que necesitan los rayos de sol para calentar su cuerpo y activarse. En la isla de Gran Canaria habita el lagarto gigante que cuenta con el récord de tamaño entre los reptiles isleños, ya que puede alcanzar los 80 centímetros de longitud.

Más de la mitad de la superficie forestal del archipiélago canario está cubierta por bosques de pinos. Los vecinos habituales son los cuervos, que encuentran un ecosistema cómodo donde alimentarse con facilidad.

Ambos, pinos y cuervos, son dos seres resistentes, duros y versátiles capaces de aprovechar hasta la menor oportunidad. En estas islas extremas conviven mundos opuestos: unos secos y arrasados por el sol y otros húmedos acompañados por las blandas y húmedas nubes que nacen en el océano.

En ambos mundos crece uno de los pinos más resistentes y exclusivo: el pino canario, que comenzó su larguísima andadura hace 135 millones de años.

11. Una jungla de aromas

La serie, que viaja esta vez a Australia, se centra en los bosques de eucaliptos del continente donde pueden encontrarse más de 600 especies de este árbol. Entre su variada fauna destacan koalas, cacatúas, zorros voladores, loros, walabis o pitones.

Todos los elementos de este ecosistema son originales y permanecen vinculados a los aromáticos y versátiles eucaliptos. Australia, Nueva Zelanda y otras pequeñas islas cercanas son la patria original de los eucaliptos, y aquí es donde más extensión ocupan, con más de 600 especies.

Algunos animales viven subidos a sus ramas, como los koalas que están especializados en comer hojas de eucaliptos. Sólo habitan en la zona este y sureste de Australia, más húmeda por las corrientes del Pacífico.

Mucha de la fauna más característica del continente australiano depende directamente de estos bosques ya que se alimentan de sus hojas, sus frutos o sus flores. Las hormigas tejedoras utilizan las hojas de los eucaliptos para construir los nidos con las sedas de sus larvas.

Estos nidos no son exclusivos de las hormigas. Muchas aves construyen su hábitat entre sus ramas o en el interior de los huecos de los troncos; como las cacatúas blancas, una de las aves más características de Australia. Otras aves buscan terrenos despejados entre los árboles. Los walabis de roca viven entre los bosques de eucaliptos y los roquedos.

Mientras, la pitón, que husmea por las cercanías, sí que puede engullir los huevos o los pollos del alcaraván. El chocotabras arbóreo también se oculta con su plumaje y observa el paseo de la serpiente.

En ninguna parte del mundo existe una asociación de flora y fauna tan característica y peculiar como la de estos bosques de eucaliptos. Sus condiciones ambientales pueden ser muy duras, ya que los fuegos son habituales y pueden devastar amplios territorios del bosque; las sequías pueden durar decenas de años y parar el crecimiento de los árboles; pero todos los elementos de estos bosques son capaces de adaptarse a los distintos problemas, produciendo una gran diversidad de plantas, marsupiales, reptiles o aves totalmente exclusivos de este continente.

12. El bosque mariposa

La serie descubre el bosque bushveld del África austral, un lugar que forma parte de las inmensas sabanas que cubren gran parte del continente. Allí habita una fauna muy especial compuesta por ñúes, kudues, rinocerontes, cebras o elefantes.

Los bosques del sur crecen muy lejos de las profundas selvas del ecuador o de las planicies herbosas donde pastan millones de cebras o ñúes. Conocido como bushveld, cubre el sureste de Botsuana, el norte de Sudáfrica y el sur de Zimbabue.

Es un enorme laberinto de árboles y arbustos que sirve de refugio a una ingente cantidad de animales, algunos de ellos en estado crítico de conservación como el rinoceronte negro, una especie que debe resistir a lo largo del año temperaturas cambiantes que oscilan entre los menos tres y los cuarenta grados.

Por este paisaje se mueven los búfalos, las cebras o los ñúes. Les acompañan grupos de impalas y discretos kudues que se ocultan fácilmente en el sotobosque. Los licaones, especie en peligro de extinción, también se emboscan en el bushveld.

Los elefantes modelan grandes territorios de bosque gracias a su fuerza y voracidad. Cada uno necesita comer más de doscientos kilos de vegetales diarios, que incluyen ramas, hojas y raíces.

El bushveld varía según cambian las características del terreno y el clima. Los ríos Limpopo y Olifants atraviesan enormes extensiones de bosque y aportan agua y frescor durante el verano. Mientras se reseca, los árboles cercanos a los ríos sirven de refugio a la multitud de seres que encuentran comida en abundancia. Además, esta sabana cuenta también con otros depredadores como las hienas que ocupan el cenit de la pirámide trófica del bosque por encima de leones y leopardos.

Estos bosques forman paisajes de colores otoñales y dan refugio a la fauna más notable y llamativa del continente africano.

13. La selva de la luna

Este capítulo descubre los manglares de Borneo y Malasia, uno de los bosques más ricos y mejor conservados. En esta jungla, animales como los monos narigudos, los saltarines, langures plateados y jabalíes han tenido que adaptarse a las idas y venidas de las mareas de un bosque mágico que depende del influjo rítmico de la luna.

El manglar es uno de los bosques más peculiares del planeta. Son muchos los seres que se refugian en esta jungla que crece entre agua salada, atmósfera tropical y el influjo de la luna que da forma a uno de los ecosistemas más productivos, extraños y desconocidos de la Tierra. Los de Borneo y Malasia son algunos de los más ricos y mejor conservados.

Los árboles del manglar son capaces de vivir en el agua salada del mar. Casi ninguna planta resiste ese ambiente pero sus peculiaridades van más allá de esa adaptación.

Es un bosque anfibio que se ha adaptado a las subidas y bajadas de las mareas. Algunos de sus habitantes más incondicionales se refugian en la selva a la espera de que baje la marea y disminuya el calor, como los cangrejos violinistas.

Sobre las colinas que dominan el manglar el aire es diferente. Los monos narigudos pasan buena parte de su tiempo durmiendo entre las ramas mientras que no muy lejos, en las ramas más bajas, los macacos cangrejeros también se entregan al relax.

El territorio de los saltarines se extiende por los manglares de los mares de la región Indo-Pacífica y el Atlántico africano. Su hábitat es el lodo retenido por las raíces de los mangles. Tienen unos pliegues especiales que retienen el agua y cuando están fuera del mar, contraen los ojos para humedecerlos con el agua guardada en esos pliegues.

Mientras, en la zona alta del manglar, habitan los langures plateados, más veloces y rápidos que los narigudos. Suelen buscar la frontera entre la playa y los árboles donde abundan las lianas y los regatos de agua dulce. Un poco más arriba, con el manglar anegado, los macacos y los jabalíes barbados aprovechan los frutos de las palmeras próximas.


SUBIDO A UPLOADED / BIGFILE / RAPIDGATOR / UPLOADS.TO
Descomprimir con cualquier programa que sea compatible con archivos RAR


1. El despertar de la vida
2. El paraíso australiano
3. El Edén tropical
4. La selva de los espíritus

https://www.keeplinks.eu/p70/58a5bca25f376

5. Selvas ancestrales

https://www.keeplinks.eu/p70/58bd7677046eb

6. La taiga, el bosque infinito

https://www.keeplinks.eu/p70/58c6c4265763a

7. Un mundo de espinas

https://www.keeplinks.eu/p70/58d3e5d0860c6

8. Selva en las nubes

https://www.keeplinks.eu/p70/58da246b304b9

9. Las ciénagas eternas

https://www.keeplinks.eu/p70/58e8ed00ca37e

10. El bosque de fuego

https://www.keeplinks.eu/p70/58f901a28b9d3

11. Una jungla de aromas

https://www.keeplinks.eu/p70/5909a42432452

12. El bosque mariposa

https://www.keeplinks.eu/p70/5909a44602339

13. La selva de la luna

https://www.keeplinks.eu/p70/5909a458b54e7



DESCARGA AQUI

Editado por: Sandroin Motivo: Subido un nuevo capítulo

Categoria: Documentales

Estimado visitante, usted esta en el sitio como usuario no registrado.
Le recomendamosRegistrarse o entrar en el sitio con sus datos.
<
  • Publicaciones: 0
  • Comentarios: 725
  • ICQ:
24 Marzo 2017 20:33

jose3997

  • Grupo: Usuarios
  • Registrado: 2.02.2016
 
gracias por el aporte

Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página